Finanzas personales en la segunda mitad de nuestras vidas

Aun en un país con vaivenes económicos como los de Argentina, la adultez activa es un período en el cual hay una mayor tendencia a que las personas tengan un ritmo económico un poco más estable. ¿Por qué? El cuidado y la administración del presupuesto mensual con el que cuentan ya es una tarea habitual para este momento, además de contar con más experiencia laboral, y (con suerte) tener ingresos y egresos más constantes.

Exploremos hábitos útiles y tips para un mejor manejo financiero en la adultez. Probablemente, muchas personas en esta etapa ya compraron su primera vivienda, pagan las cuotas de su préstamo hipotecario y deben mantener los gastos de una familia. 

Algunas claves para mantener la estabilidad financiera son: 

  • Contá con un plan de pagos ordenado para todos los gastos a incurrir en un mediano o largo plazo como por ejemplo, la cuota de préstamo prendario de un auto.
  • ¡Borrá de tu vida los gastos innecesarios! Aunque no lo creas, un gran porcentaje de personas tienen en su tarjeta de crédito una acumulación de gastos que podrían evitarse. ¡Ojo, no estamos diciendo que no te des tus gustos!, sí controlalos.
  • “El que paga lo que debe, sabe lo que tiene” dice el dicho. Pagar las deudas es clave. Parece una obviedad, pero muchas veces ponemos otros objetivos por delante del pago de nuestras deudas. ¿Tenés una deuda? ¡Priorizá sacártela de encima!
¿Te preguntás cómo planificar tus finanzas personales en las diferentes etapas de tu vida? Esta proyección es importante, sobre todo cuando comienzas un nuevo ciclo, desde independizarte de tu familia, tener hijos, o jubilarte.

Invertir en planes que aseguren una buena rentabilidad, sin mucho esfuerzo y con grandes beneficios es así de bueno como lo lees. Lendar, la única  plataforma de préstamos hipotecarios entre personas, ofrece inversiones con garantía hipotecaria con recobro mensual del dinero que invertiste, en cuotas iguales y consecutivas en dólares. Este tipo de plan es seguro, brinda previsibilidad y otorga una buena rentabilidad resguardada de la inflación.

En el caso de los adultos mayores y próximos a recibir su jubilación, el objetivo principal está en planificar de forma anticipada el retiro para asegurarse una estabilidad financiera. Para ello es clave: 

  • Controlar los gastos para vivir de manera cómoda con los ingresos disponibles.
  • Realizar un presupuesto donde se analicen los gastos fijos y variables.
  • Determinar cuánto dinero se puede ahorrar (en caso de que sea posible) y tener en cuenta que se necesitan entre el 70% y el 90% de los ingresos previos a la jubilación para mantener el mismo estilo de vida. 
  • Teniendo en cuenta los gastos, hacer el cálculo de cuánto se necesita invertir para generar ese rendimiento futuro.

Contar con la correcta planificación financiera en cada etapa de la vida es esencial para tener un mejor control de los gastos y deudas y vivir tranquilamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *